El Cambio, si no sale de su zona de confort, no aprenderá nada.

Por Andy Molinsky

hablar en público

Necesita hablar en público, pero sus rodillas se doblan incluso antes de llegar al podio. Quiere expandir su red, pero prefiere comerse las uñas antes de charlar con extraños. Hablar en reuniones aumentaría su reputación en el trabajo, pero tiene miedo de decir lo incorrecto. Situaciones como estas – que son importantes profesionalmente, pero personalmente aterradoras – son, por desgracia, ubicuas, nos pasan en todo momento. Una respuesta fácil a estas situaciones es evitarlas. ¿Quién quiere sentirse ansioso cuando no tiene que hacerlo?

Pero el problema, por supuesto, es que estas tareas no son sólo desagradables; también son necesarias. A medida que crecemos y aprendemos en nuestros trabajos y en nuestras carreras, constantemente nos enfrentamos a situaciones donde necesitamos aceptar el cambio y adaptar nuestro comportamiento. Es simplemente una realidad del mundo en el que trabajamos hoy. Y sin la habilidad y el coraje para dar el salto, podemos perder oportunidades importantes para el progreso. ¿Cómo podemos, como profesionales, dejar de construir nuestras vidas evitando estas tareas desagradables, pero profesionalmente beneficiosas?

Primero, sea honesto consigo mismo. Cuando rechazó esa oportunidad de hablar en una gran conferencia de la industria, ¿era realmente porque no tenía tiempo, o tenía miedo de pisar un escenario y presentarse?

Y cuando no se enfrentó a ese compañero de trabajo que le había estado saboteando, ¿era realmente porque sentía que eventualmente se detendría, o fue porque estaba aterrorizado por el conflicto?

Tome un inventario de las excusas que tienden a hacer sobre evitar situaciones fuera de su zona de confort y pregúntese si son verdaderamente legítimos. Si alguien le ofreció esas mismas excusas sobre su comportamiento, ¿las vería como excusas o razones legítimas para rechazarlas? La respuesta no siempre es clara, pero nunca será capaz de superar la inacción sin ser honesto acerca de sus motivos en el primer lugar.

zona de confortEntonces, tome control de su propio comportamiento. Muy pocas personas luchan con todas sus situaciones de trabajo, vea en cuáles usted se siente cómodo y úsela en su beneficio. Es posible que tenga dificultades para hacer una pequeña charla en general, pero le resultará más fácil si el tema es algo sobre el que sabe mucho. O usted puede tener dificultades en conectarse con otros, excepto cuando se encuentra en un entorno muy pequeño.

Reconocer estas oportunidades y tomar ventaja reduce que estas situaciones incómodas ocurran. Durante muchos años, he trabajado con personas que luchan por salir de su zona de confort en el trabajo y en la vida cotidiana, y lo que he encontrado es que a menudo tenemos mucho más margen de maniobra de lo que creemos, se puede hacer que estas tareas se sientan menos repugnantes. A menudo podemos encontrar una manera de ajustar lo que tenemos que hacer para que sea lo suficientemente cómodo como para ir moldeando las situaciones de una manera que minimiza la incomodidad. Por ejemplo, si usted es como yo y se le dificulta hablar con grandes grupos en espacios grandes y ruidosos, trate de encontrar un rincón tranquilo de ese entorno para hablar, o salir al pasillo o justo fuera del edificio. Si usted odia hablar en público y eventos de negocios, pero se siente un poco más cómodo en grupos pequeños, busque oportunidades para hablar con grupos más pequeños o establecer reuniones íntimas de café con aquellos con los que desea conectarse.

Por último, dar el paso. Con el fin de salir de su zona de confort, usted tiene que hacerlo, incluso si es incómodo. Ponga los mecanismos en el lugar que le forzarán a zambullirse en el momento, y usted puede descubrir que lo que usted temió inicialmente no es tan malo como usted pensó.

Por ejemplo, recuerdo una historia muy incómoda de hablar en público. En la escuela de posgrado tomé una clase de hablar en público y el profesor nos hizo entregar discursos usando notas de cada clase. Luego, después de la tercera o cuarta clase, nos dijeron que entregáramos nuestras notas y presentaremos de forma improvisada. Estaba aterrorizado, como todos los demás en el curso, pero ¿sabes qué? En realidad funcionó. Lo hice muy bien, y así lo hicieron todos los demás. De hecho, hablar sin notas terminó siendo mucho más eficaz, haciendo mi discurso más natural y auténtico. Pero sin este mecanismo de forzarme a la acción, puede que nunca hubiera dado el paso necesario.

Comience con pequeños pasos.

zona de confortEn lugar de saltar directamente a hablar en un evento de la industria, inscríbase para una clase de oratoria. En lugar de hablar en la sala de juntas, frente a sus colegas más veteranos, comience hablando en reuniones más pequeñas con sus compañeros para ver cómo se siente. Y mientras que usted está en ese camino, vea si usted puede reclutar a un amigo o un colega cercano para que le dé consejos y el estímulo requerido antes de una situación con un mayor nivel de dificultad.

Usted puede tropezar, pero eso está bien. De hecho, es la única manera que aprenderá, especialmente si puede apreciar que los pasos en falso son una parte inevitable -y de hecho esencial- del proceso de aprendizaje. Al final, aunque nos sintamos impotentes en situaciones fuera de nuestra zona de confort, tenemos más poder de lo que pensamos. Por lo tanto, es importante darse la oportunidad de hacerlo. Sea honesto consigo mismo, póngale control a sus conductas y dé el paso. Puedo pronosticar que usted estará contento de haberse dado la oportunidad de crecer, aprender, y expandir su repertorio profesional.

Documento original traducido y adaptado de “If You’re Not Outside Your Comfort Zone, You Won’t Learn Anything” por Andy Molinsky

https://hbr.org/2016/07/if-youre-not-outside-your-comfort-zone-you-wont-learn-anything?utm_campaign=hbr&utm_source=linkedin&utm_medium=social


Palabras clave: salir de mi zona de confort, miedo a hablar en publico, como hablar ante un publico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *