logo

Blog - Ergonomía

La Ergonomía: la ciencia de las nuevas generaciones

La ergonomía se define en términos generales o se entiende popularmente como la ciencia que adapta el trabajo al hombre y no el hombre el trabajo. Esta expresión plantea el cambio de un paradigma, de la idea de que el hombre tenía que ser explotado o tenía que modificar sus formas de actuar para ejecutar un trabajo (lo cual generaba la reducción del bienestar en la persona) a uno diferente, uno que persigue la adaptación del trabajo al hombre, es decir a sus talentos y a sus competencias, a sus capacidades tanto físicas como mentales.
Al escuchar esta frase, esta pequeña definición de la ergonomía, si se ve sólo desde esta perspectiva, podríamos decir, que la ergonomía es la ciencia de las nuevas generaciones, ya que los milenios y los que vienen después de ellos se han acostumbrado a que todo se adapte a ellos. Su entorno, sus padres, su escuela, los deportes, etc; todo se ha adaptado a ellos, y a sus necesidades. Esta adaptación se puede tomar por muchas personas en especial por aquellos de un pensamiento de la vieja escuela, como un debilitamiento del ser humano, ya que las nuevas generaciones tienen un bajo nivel de disciplina y muy poca resiliencia.
El doctor Martin Seligman, ha trabajado durante los últimos años en el desarrollo de la psicología positiva y en el estudio de un término denominado resiliencia. A quien se le pidió que trabajara principalmente con problemas dentro de las Fuerzas Armadas norteamericanas, en los que las personas que van a combate no tiene la capacidad de resistir el trabajo y los traumas del área de combate. En Canadá, por otro lado, los estudiantes universitarios están desertando de sus carreras, no porque no puedan con las demandas de la carga académica, la mayoría de ellos no pueden con la carga de vida: no saben cómo cocinar, lavar su ropa, hacer las cosas básicas de la vida; en especial las nuevas generaciones tienen problemas en gerenciar el dinero, en Canadá un estudiante regular sale con una deuda de $40,000 a $60,000 después de que termina la universidad.
A este respecto, entonces cabría preguntarse entonces ¿será buena la ergonomía? ¿qué tanto tenemos que adaptarnos a las nuevas generaciones? o ¿tenemos que pedirle que se ajusten ellos a las demandas del entorno? Que se dejen de tonterías. La vieja escuela piensa que la persona debe adaptarse a las demandas de la organización en especial aquellas que benefician los objetivos de la directiva de la organización, es decir, la generación de ingresos.
Bajo la vieja escuela el departamento de recursos humanos espera que las personas se amolden a la organización y que de esta manera produzcan resultados alineados a los objetivos y demandas de la directiva de los accionistas de la organización. Por lo que se pudiera pensar que el rol de recursos humanos está el extremo de las demandas y el de la ergonomía, en el extremo de que aceptemos a la persona como es.
En realidad no llega a tales extremos, la ergonomía hace una adaptación del trabajo el hombre, pero también es necesario que esta adaptación cumpla con un balance entre la producción, la calidad, los costos y el bienestar de la persona. La ergonomía no le pide a la organización que deje al empleado acostado en su cama todo el día viendo televisión y le remunere, la ergonomía pide un punto medio entre eso que quiere la organización que es la productividad, la calidad y reducir costos con la salud, en conformidad con el bienestar del empleado; lo que a la final trae beneficios tanto la organización como al empleado.
En base a esta afirmación, podría asegurar que la ergonomía es la ciencia emergente de las nuevas generaciones, bien porque ayuda a adaptar la vieja escuela a las nuevas generaciones, como adecuar la demanda de altos niveles de disciplina y dedicación a la organización con la nueva forma de vivir, una acoplada a las necesidades de la persona. En función de estos constructos, es el balance entre esos objetivos organizacionales y los objetivos individuales que los nuevos sistemas organizacionales resurgirán y permitirán el desarrollo de una nueva sociedad más igualitaria.
Ahora bien, no solo la organización tiene que poner de su parte para el mejoramiento de nuestra sociedad, las nuevas generaciones también tienen que hacerlo. Es muy común ver en los actos de graduación de las nuevas generaciones en cuyos contenidos de los discursos sólo se habla de pasión, de seguir tu corazón, de seguir lo que te haga feliz; lamento explotarles la burbuja, pero eso no lo es todo para el logro del bienestar, eso solo una parte de la forma de lograr el bienestar.
Uno de los elementos que conforma la fórmula FRESA para el logro del bienestar es la E de Emociones Positivas, la cual representa a la pasión emocional, lo que algunas personas llaman la felicidad. Pero lo cierto es que se necesita la presencia de más factores en la fórmula para lograr a lograr el tan ansiado bienestar.
Si las nuevas generaciones internalizan la importancia de desarrollar la fórmula FRESA será posible para ellos desarrollar el carácter, la disciplina y la resiliencia necesaria para enfrentar los retos dentro de las empresas; y la organización obtendrá los resultados que necesita para mantenerse competitiva en los nuevos retos que le presenta el mercado.
Si quieres profundizar tus conocimientos acerca del modelo puedes visitar el artículo El Modelo FRESA. Gracias por tu interés en estos temas. Espero que esta información concisa constituya un punto de partida y dispense una carga de motivación para guiar su camino al bienestar. Si desea ampliar acerca de la temática puedes consultar mi libro CAPITAL HUMANO: MANUAL DE CAMBIO.
Artículos Populares

  Instagram